lunes, 24 de octubre de 2016

MOMENTO DE CAMBIO

Cómo la situación política está afectando al empleo
El parón en lo político, parón por cuanto tiene de pausa en las funciones de Gobierno y en la puesta en marcha de acciones o políticas, porque las agendas de los políticos parecen estar más ajetreadas que nunca, a pesar de no haber entrado todavía en el tiempo de campaña electoral, la tercera, nos preocupa de cara el empleo.
Todos preparan lo que está por llegar porque los partidos son conscientes de cuánto se juegan en esta intentona, en la que esperamos no se escatimen esfuerzos para alcanzar acuerdos, y esperamos salga por fin un nuevo Gobierno dispuesto a tomar las riendas.
Del lado de las empresas son acuciantes las demandas de estabilidad. No sólo con el objetivo de retomar la “normalidad” política, sino por la incidencia que el desgobierno tiene en su día a día. Grandes, medianas, pequeñas e incluso autónomos, ninguno de ellos es inmune a los efectos de esta atmósfera enrarecida que respiramos desde el pasado diciembre.
Dentro de ella, qué duda cabe que uno de los aspectos más contaminados es el laboral. En nuestro caso, como termómetro de la economía de nuestro país, somos partícipes de la disminución del optimismo que reinaba hasta hace medio año.
Y es que en todas las conversaciones que mantenemos con empresas para conocer sus demandas de profesionales, sus necesidades de nuevo talento y, a fin de cuentas, sus perspectivas para los próximos meses, una misma preocupación se manifiesta: hasta que no tengamos nuevos gobernantes, prefieren mantenerse en standby. Las compañías son cautelosas en cuanto a presupuestos e inversión se refiere,  y ello supone que aprieten su cinturón para nuevas contrataciones. No se sabe qué depararán los próximos meses así que, antes de gastar, más vale tener en previsión las peores perspectivas, por si acaso. No vaya a ser que regresen tiempos pasados, todavía muy recientes en nuestra memoria,  que impliquen tomar decisiones dolorosas de nuevo.
Nos encontramos en un periodo de tensa calma que vivimos con cierta incertidumbre y preocupación. El corazón del empleo, que son las empresas y las personas que las componen, aunque sigue latiendo, en muchos casos lo hace a un ritmo lento o incluso asincrónico. Pero no hay que olvidar que tenemos millones de parados a la espera de conocer si hay oportunidades y si el verano les dará una tregua. Por todos ellos, empleados y desempleados, necesitamos que se siga bombeando, dando oxígeno y alentando la contratación, a poder ser estable.


*Artículo publicado en ABC Empresa

lunes, 17 de octubre de 2016

¿QUÉ ERRORES PODEMOS EVITAR COMO DOCENTES?

1. Falta de visibilidad.
 La presencia y visibilidad en el aula es un aspecto muy a tener en cuenta a la hora de impartir una sesión lectiva. Para ello es fundamental que estemos preferentemente de pie y en constante movimiento, para que los alumnos fijen su atención hacia nosotros. Ello nos permitirá tener un mayor control del grupo clase.
2. Oír sin escuchar. 
 La diferencia entre oír a una persona y escucharla es enorme, ya que cuando la escuchamos lo estamos haciendo de forma activa y les transmitimos a nuestros alumnos que aquello que nos está diciendo es importante tanto para ellos como para nosotros.
Los alumnos de una clase demandan atención en todo momento. Aquellos docentes que sólo oyen a sus alumnos pero no interactúan, corren el riesgo de tener una relación distante y ello repercute negativamente en la relación del docente con el grupo.
3. No mantener el contacto visual. 
Bien es cierto que los docentes enseñamos a través de la palabra oral y escrita, pero también comunicamos a través de nuestro cuerpo y, por supuesto, con la mirada.
No mantener un contacto visual con nuestros alumnos repercute negativamente en la relación y en el aprovechamiento de nuestras sesiones lectivas. No mirar a nuestros alumnos transmite inseguridad, duda, incomodidad, falta de empatía… No mirar a nuestros alumnos hace que exista un distanciamiento con ellos que luego repercute negativamente en nuestra relación con el propio grupo.
 4. No cumplir con lo prometido. 
Lo prometido es deuda. Todos sabéis el sentido de la justicia que tienen, por lo general, los alumnos. Incluso añadiría que además de sentido de la justicia tienen muy buena memoria para aquello que les conviene.
5. Prolongar el tiempo de corrección. 
 La rapidez en la corrección es algo que los alumnos valoran muy positivamente y hace que te ganes el respeto de tus alumnos, porque consciente o inconscientemente te conciben como un profesional implicado y eficaz.
6. No utilizar el mismo código. 
Para que exista una correcta comunicación entre dos personas, estas deben conocer y compartir el mismo código.
En la medida que seamos capaces de compartir al máximo el mismo código, más fluida será la relación entre alumno y docente y mayor será el grado de comprensión.
7. No dejarnos influir por nuestro estado de ánimo. 
Ser profesional bajo cualquier circunstancia es la mejor forma de dignificar muestro trabajo.

8. Enseñar sin educar. 
Los docentes solemos cometer el error de pensar que nuestra profesión consiste en la transmisión pasiva de conocimientos, en la transmisión unidireccional de contenidos a través de lo que podríamos llamar una clase magistral.
Creo que este enfoque es erróneo. Y es erróneo porque un docente es mucho más que un mero transmisor de conocimientos.
9. Mezclar lo profesional con lo privado. Redes sociales.
En la sociedad actual la privacidad se está convirtiendo en un lujo. El ámbito privado de los docentes es algo que debemos tener muy en cuenta, porque un mal uso de nuestra privacidad puede afectarnos muy negativamente.

Me parece importante que en nuestras sesiones lectivas nos centremos en lo educativo y no en lo personal. Se trata de mantener una distancia con nuestros alumnos, en especial, por lo que a las redes sociales se refiere. 

viernes, 7 de octubre de 2016

UN BUEN DEPARTAMENTO DE COMPRAS

Toda empresa por pequeña o grande que sea necesita comprar múltiples y variados productos: tóner, papel, materias primas, café, etc. Alguien en la empresa tendrá que hacerlo, queramos o no.
Curiosamente es uno de esos raros departamentos que se relaciona con absolutamente todos los de la empresa (sin excepciones) y tendrá que convivir de la forma más armoniosa posible.
Tiene una función claramente interna, solucionar y satisfacer las necesidades de sus clientes internos, atendiendo las peticiones que le lleguen y una función claramente externa: buscar los proveedores adecuados y negociar, si procede, las mejores condiciones para nuestra empresa.
También podemos hablar que tiene una función económico-financiera, económico en tanto en cuanto debe cuidar los costes y los gastos que en la empresa se produzcan y financiera ya que debe negociar las mejores condiciones de financiación de los productos y/o servicios comprados.
El departamento y las funciones de compras-aprovisionamiento pueden ser contempladas desde una visión estratégica en tanto que participara de los programas y los planes que se establezcan a corto, medio y largo plazo, y táctica ya que deberá proceder con la operativa del día a día, solucionando todo aquello que sea requerido al momento.
La búsqueda, evaluación y selección de proveedores será una de las tareas que desde el departamento se deben realizar, tarea sin duda de las más importantes que garanticen un suministro continuado, de acuerdo a las especificaciones y requerimientos establecidos que garanticen el mantener el nivel de calidad ofrecido a sus clientes.
Una parte sumamente interesante en las funciones de compras es la negociación con los proveedores, siempre atendiendo a la premisa ganar-ganar, haciendo socios, más que proveedores, en quien confiar plenamente y teniendo siempre presente que trataremos con personas no con entes, por lo que nuestra capacidad de relación estará siempre manifestándose.
Como internet y las nuevas tecnologías van cambiando las formas y procesos en que se realizaran estas actividades. Asistimos lentamente a la supresión de los documentos escritos sobre papel y que se controlan de forma digital. Actualmente a quien no le suena los conceptos de e-business, e-comerce, e-procurement. Un mundo cambiante al que también nos debemos adaptar para no perdernos en la prehistoria.

En definitiva las compras-aprovisionamientos es un mundo apasionante de relaciones internas y externas que requieren un perfil profesional cuidado y bien formado por su trascendencia en la contribución al beneficio, qué duda cabe que una buena gestión eficiente (aunque algunas veces solo pueda ser eficaz) puede ahorrar mucho dinero a nuestra empresa, algo que formara parte de nuestro cometido.

martes, 20 de septiembre de 2016

¿QUÉ ES UN COSTE?

En los negocios y la contabilidad el coste es el valor monetario que una empresa ha invertido para producir un producto o servicio

El coste indica la cantidad de dinero que una empresa dedica a la creación o producción de bienes o servicios. No incluye el margen de beneficio.

Si un vendedor vende sus productos al precio de producción, en el exacto punto de equilibrio, no perdería dinero en sus ventas. Sin embargo, tampoco obtendría beneficio alguno.

Desde el punto de vista del vendedor, el coste es la cantidad de dinero que se gasta para producir un bien o un producto.

COSTE PARA EL COMPRADOR - CONCEPTO DE PRECIO


Desde el punto de vista del comprador, el coste de un producto puede ser también llamado precio.

Ésta es la cantidad de dinero por la que el vendedor ofrece el producto, e incluye tanto el coste de producción como el coste de margen, que es añadido por el vendedor para obtener un beneficio.

COSTE DE LA CONTABILIDAD


En la contabilidad, el término coste se refiere al valor monetario de los gastos de las materias primas, equipos, suministros, servicios, mano de obra, productos, etc., que se utilizan para la creación del producto o servicio.

Se trata de una cantidad que se registra como un gasto en los registros de contabilidad.

PLANIFICACIÓN DE LOS GASTOS



Cuando una nueva empresa desarrolla su plan de negocio, los encargados suelen crear las estimaciones de los costes.

Estas estimaciones se utilizan para evaluar si los 
beneficios y los ingresos de un negocio propuesto cubrirán o no los costes ocasionados. Esto se llama un análisis de coste-beneficio.

La subestimación de los costes de una empresa puede dar lugar a un sobrecoste, una vez que comiencen las operaciones. Esto significa que los costes son más altos que los ingresos, y por lo tanto la empresa perderá dinero

domingo, 11 de septiembre de 2016

Tasa activa y tasa pasiva ¿Qué son?

Tasa activa o de colocación

Es la tasa de interés que reciben los intermediarios financieros de los demandantes por los préstamos otorgados. Es decir, la que te cobra el banco por el dinero que te presta.
La tasa activa de interés es una función:
  • del costo porcentual promedio de captación CPP,
  • de los gastos por otorgamiento del crédito,
  • del riesgo de incumplimiento y
  • de los costos de la intermediación.
La relación funcional de la tasa activa con respecto a cada factor es positiva, lo que indica que si aumenta alguna de ellas, la tasa activa aumenta en cierta proporción.

Tasa pasiva o de captación


Es la tasa de interés que pagan los intermediarios financieros a los oferentes de recursos por el dinero captado. Es decir, la que te paga el banco por tus depósitos

El proceso administrativo


Es un conjunto de fases o pasos a seguir para darle solución a un problema administrativo, en él encontraremos asuntos de organización, dirección y control, para resolverlos se debe contar con una buena planificación, un estudio previo y tener los objetivos bien claros para poder hacer del proceso lo más fluido posible.


Planificación

Planear implica que los administradores piensen con antelación en sus metas y acciones, y que basan sus actos en algún método, plan o lógica, y no en corazonadas.

La planificación requiere definir los objetivos o metas de la organización, estableciendo una estrategia general para alcanzar esas metas y desarrollar una jerarquía completa de Planes para coordinar las actividades. Se ocupa tanto de los fines (¿qué hay que hacer?).

La planificación es el primer paso del proceso administrativo donde se determina los resultados que pretende alcanzar el grupo social.
Consiste en fijar el curso concreto de acción que ha de seguirse, estableciendo los principios que habrán de orientarlo, la secuencia de operaciones para realizarlo, y la determinación de tiempos.


Organizado

La organización, la segunda ficha, es un conjunto de reglas, cargos, comportamientos que han de respetar todas las personas que se encuentran dentro de la empresa, la función principal de la organización es disponer y coordinar todos los recursos disponibles como son humanos, materiales y financieros.

Dirección

La dirección es la tercera ficha del rompecabezas, dentro de ella se encuentra la ejecución de los planes, la motivación, la comunicación y la supervisión para alcanzar las metas de la organización.

La dirección como etapa del proceso administrativo comprende la influencia del administrador en la realización de planes, obteniendo una respuesta positiva de sus empleados mediante la comunicación, la supervisión y la motivación.
Los elementos del concepto son:
1.    ejecución de los planes de acuerdo con la estructura organizacional.
2.    motivación.
3.    guía o conducción de los esfuerzos de los subordinados.
4.    comunicación.
5.    supervisión.
6.    alcanzar las metas de la organización.

Control

El control es una etapa primordial en la administración, pues, aunque una empresa cuente con magníficos planes, una estructura organizacional adecuada y una dirección eficiente, el ejecutivo no podrá verificar cuál es la situación real de la organización si no existe un mecanismo que se cerciore e informe si los hechos van de acuerdo con los objetivos.

El concepto de control es muy general y puede ser utilizado en el contexto organizacional para evaluar el desempeño general frente a un plan estratégico.

Las funciones fundamentales no se ejecutan en forma independiente una de otra sino que se entrelazan entre sí. Forman de esta manera una interrelación entre las mismas, de tal forma que la ejecución de una influye sobre los demás.

Coordinación

  • Garantizar la disponibilidad del personal, a todos los procesos de la empresa bajo los criterios de la organización y racionalidad definidos que contribuyan a la productividad organizacional.
  • Garantizar la gestión efectiva del presupuesto aprobado para el proceso de diseño de la organización efectiva con el fin de ejecutarlo según los lineamientos económicos de la empresa.
  • Consolidar y actualizar permanentemente los guiones organizacionales para dar cumplimiento al alineamiento organizacional desarrollando mayor rentabilidad y mejores prácticas de negocio.
  • Coordinar es establecer la armonía entre todos los actos de una empresa de manera de facilitar su funcionamiento y procurar el buen éxito.
  • Es dar al organismo material y social de cada función las proporciones convenientes para que ésta pueda cumplir su misión en forma segura y económica.”

lunes, 27 de junio de 2016

Pasar más horas en la oficina no significa ser más productivo

El concepto de trabajo tal y como lo conocíamos hace unos años ha cambiado por completo, y aunque todavía hay empresas que prefieren ver a los empleados “pegados” a su […]

El concepto de trabajo tal y como lo conocíamos hace unos años ha cambiado por completo, y aunque todavía hay empresas que prefieren ver a los empleados “pegados” a su mesa de trabajo permanentemente, las compañías más modernas e innovadoras saben que  la productividad no está ligada a pasar más horas en la oficina, sino a los resultados que obtengan. 
Si el mundo se mueve y los clientes se mueven, es obvio que los trabajadores no podemos ir a contracorriente permaneciendo estáticos. Algunas compañías lo vieron claro hace tiempo y saben que “atarse” hora tras hora a un ordenador fijo o a un puesto de trabajo es cosa del pasado.
Es absurdo que muchas tareas sigan estando ligadas al ‘presentismo’ cuando la mayoría de trabajos actualmente se pueden hacer desde cualquier lugar. Y para ello solo hace falta un requisito: tener conectividad. Sí, algo tan simple como tener conexión a Internet, puede mejorar mucho nuestros resultados en el trabajo y nuestra calidad de vida.
Para ser ágiles es ya imprescindible acceder a las aplicaciones de la empresa desde cualquier  lugar, poder celebrar reuniones a distancia o compartir archivos con otras personas en remoto, de hecho está demostrado que disponer de herramientas colaborativas aumenta casi en un 50% los ingresos y la productividad de una empresa.
Vamos a ver algunas de las ventajas de trabajar utilizando soluciones de movilidad:

Cualquier dispositivo puede ser tu oficina
Se puede trabajar online adaptándote a las necesidades de tus clientes desde cualquier dispositivo con la información siempre a mano, almacenada en la nube y protegida. Además la actividad de la empresa nunca se interrumpe, ni depende de que una persona esté presente en la oficina.

Mejora la calidad de vida de los trabajadores
Los empleados pueden desarrollar su trabajo desde cualquier lugar evitando una gran pérdida de tiempo en numerosos desplazamientos a la oficina, muchas veces innecesarios. El teletrabajo, en muchas ocasiones mejora su calidad de vida laboral, permite conciliar, organizarse de forma más eficaz, y por tanto mejora también la calidad del trabajo.

Acceso rápido y sencillo a toda la información
Una de las grandes ventajas de la movilidad y el trabajo en remoto es poder almacenar toda tu información en la nube para verla y editarla online desde cualquier lugar y desde el dispositivo que prefieras, pudiendo trabajar con otros compañeros simultáneamente como si estuvieses en la oficina y sin depender de pen drives ni discos duros.

Tu trabajo estará siempre protegido
Sólo tú decides quién tiene acceso a tu información ya que la mayoría de soluciones de movilidad para empresas hoy día cuentan con distintas opciones de seguridad y controles de privacidad y bloqueo. Además, casi todos los servicios ofrecen la opción de disponer de una copia de seguridad por si pierdes o te roban tus terminales, ya que la seguridad de la información es un tema crítico para cualquier compañía.

Sincronización de tus aplicaciones
Tu PC, smartphone y tablet pueden funcionar como un solo dispositivo, por lo que puedes sincronizar tus aplicaciones y tus contactos para que cualquier cambio en tu email o agenda se refleje al mismo tiempo en todos tus dispositivos.

La movilidad se está convirtiendo en una de las principales prioridades para las compañías que quieren evolucionar, por ello muchas están optando por distintas soluciones de movilidad que permiten compartir documentos desde cualquier lugar.

Y es que una empresa ya no se define por sus instalaciones o un espacio físico, se define por su forma de trabajar, por cómo atiende a sus clientes y también por la flexibilidad y las facilidades que ofrece a sus empleados para que desarrollen su trabajo de la forma más cómoda.

Seis segundos para captar al consumidor

El tiempo es oro, y el que ha transcurrido desde que empezó a leer este artículo es el que necesita un producto para ganarse a un consumidor. Cronometre y compruébelo. […]
El tiempo es oro, y el que ha transcurrido desde que empezó a leer este artículo es el que necesita un producto para ganarse a un consumidor. Cronometre y compruébelo. Son seis segundos. El tiempo es una variable fundamental en el proceso de compra. De hecho, hoy en día los clientes no sólo buscan la relación “calidad-precio”, sino que demandan hacer adquisiciones rápidas, sencillas y ágiles.
Ya sea a través del ordenador, del smartphone o de la tablet, pasamos once horas al día conectados a Internet, y esa conectividad también es ahorro de tiempo. La Red constituye una fuente de información clave para los consumidores. Es más, en determinados casos la relevancia de los comentarios de otros usuarios sobre un producto o servicio es mayor que la publicidad convencional. El feedback online es exponencialmente más transversal que el tradicional “boca-oreja”. Colaborar en Internet está de moda. Nos impacta e impactamos a los demás.
“Un producto tiene seis segundos en su cara a cara con el consumidor en el lineal para conseguir captar su atención y atraerle”. Ana Barrio, directora de Innovación de Nielsen Iberia, asegura que es el tiempo que transcurre desde que el cliente se posiciona frente a un lineal y toma la decisión de compra. Por tanto, un producto debe ser capaz de sorprender y hacerse notar, asegurarse una buena ubicación y estar lo más accesible posible. Sorpresa y accesibilidad son esenciales. Además, hay una horquilla de visibilidad de en torno al 70% entre el producto más visto y el menos visto. De ahí, también, la importancia del envase, el packaging.
Barrio revela que en España existen numerosas pymes agroalimentarias que surten muchos productos a los lineales de los supermercados e hipermercados, y que deben tener en cuenta ciertos hábitos de compra. Entre ellos, destaca que un 55% de los consumidores hace siempre la misma ruta en tienda. Asimismo, mientras que la mujer suele recorrer el establecimiento por completo, el hombre tiene algunos stoppers, como los lineales de cerveza y bebidas alcohólicas de alta graduación, donde pasa bastante tiempo, y de ahí a la caja se acabó la compra.
Apenas un 7% de los lanzamientos en gran consumo son realmente sorpresivos para el consumidor. Y si tan solo ocho de cada diez novedades de marcas de fabricante superan el año de vida en el lineal, ¿cómo lograr la relevancia necesaria para atraer al consumidor y que incorpore ese producto a su cesta de la compra? Primero hay que conseguir entrar en la cesta y, después, convertirse en un habitual dentro de ella. “Cuatro de cada diez consumidores en el último año compraron un producto que nunca habían adquirido anteriormente, lo que significa que el consumidor es muy receptivo a la novedad, pero tiene que encontrarla.
¿Qué falla entonces? Que muchas de las innovaciones de los fabricantes son más bien ampliaciones de gama, no innovaciones rompedoras y genuinas. No se está sorprendiendo todo lo que se debería al consumidor, ni se está entendiendo cuáles son sus necesidades reales.
Para conseguir esa innovación auténtica y sorprender al cliente no hay que pensar tanto en los ingredientes, en el envase, ni siquiera en uno mismo como consumidor, sino en las circunstancias que rodean la vida de ese cliente y sus momentos de frustración.

Recomendaciones
Vuelva a cronometrar. Seis segundos -milésima arriba, milésima abajo- son suficientes para ganarse al cliente. Ratifíquelo desde su reloj o desde el interior de un establecimiento. Sitúese frente a un producto y haga la prueba. Pero, ¿cuáles son las claves para que ese producto capte al consumidor y logre incluirse en su cesta de la compra habitual?:

  • Romper con lo estándar. No hay que quedarse únicamente en las tendencias, ni en los hábitos del consumidor, ni en los drivers de la categoría. Hay que buscar el “momentum”. Recuerde que Ford inventó el automóvil tras preguntar a la gente lo que quería y obtener como respuesta que caballos más rápidos.
  • Conquistar nuevos territorios. Se tienen que descubrir ocasiones de no consumo y no consumidores.
  • Prestar atención. El consumidor también está cambiando, de manera que hay que conocerle y estar preparado porque en cada momento aparecen nuevas necesidades.
  • Hacerlo simple. Muchas veces se tecnifica en exceso. Debe lograr que el consumidor entienda fácilmente qué se aporta como novedad, como si se le explicara a un niño de diez años.
  • Acertar con el continente, no sólo con el contenido. Un envase (packaging) acertado puede generar más de un 5% adicional en ventas.
  • Aprovechar la tecnología. Hay que convertir al consumidor en protagonista de su compra. “Debemos darle el poder de comprar y decidir”, apostilla.

miércoles, 15 de junio de 2016

Expansión y crecimiento


Claves para superar a la competencia

Hace algunos años podíamos encontrar empresas que tenían poca o ninguna competencia, pero hoy en día es prácticamente imposible encontrar una empresa que no se vea amenazada por la gran cantidad de competencia que tiene, la cual en la mayoría de casos estará dispuesta a hacer todo lo posible por arrebatares una parte de su mercado.
La competencia es cada vez mayor y cada vez más despiadada, y si no hacemos nada por superarla, no solo dejamos de crecer, sino que corremos el riesgo de perder nuestro mercado.

Analizar a la competencia

La primera forma de superar a la competencia consiste en analizarla, ya que ello nos permite obtener pistas sobre las decisiones o estrategias específicas que podemos tomar para poder superarla; por ejemplo, si al analizarla descubrimos que no pueden mantener sus precios bajos, para superarla podríamos optar por reducir los nuestros.
Para analizar a la competencia podríamos visitar sus locales y tomar nota de sus procesos, atención al cliente y productos ofrecidos, comprar sus productos para estudiarlos mejor, contactar a sus antiguos trabajadores y consultarles sobre sus fortalezas y debilidades, etc.

Averiguar por qué los consumidores prefieren a la competencia

Averiguar por qué los consumidores prefieren a la competencia nos permite saber a qué aspectos deberíamos prestarles más atención; por ejemplo, si descubrimos que los consumidores prefieren a la competencia por la variedad de sus productos, podríamos procurar una mayor variedad en los nuestros también o, en todo caso, antes que la variedad, resaltar su buena calidad.
Para averiguar por qué los consumidores prefieren a la competencia, podríamos hacer un sondeo en donde le preguntemos a sus clientes por qué la prefieren, por qué le compran a ella antes que a nosotros, qué palabra asocian cada vez que escuchan su nombre o marca, etc.

Aumentar la calidad de nuestros productos

Uno de los principales factores por los que los consumidores toman la decisión de elegir una empresa, es la calidad percibida de sus productos, por lo que una clave para superar a la competencia radica en aumentar la calidad de nuestros productos, por lo menos un peldaño más que la de los productos de ésta.
Para aumentar la calidad de nuestros productos podríamos dotarlos de mejores insumos, procurarles un diseño más atractivo, hacerlos más eficientes, más rápidos, más duraderos, etc.

Mejorar el servicio al cliente

Otro de los principales factores que los consumidores toman en cuenta al momento de elegir una empresa es el servicio al cliente recibido, por lo que otra clave para superar a nuestros competidores radica en mejorar nuestro servicio al cliente, por lo menos un poco más que el servicio al cliente brindado por ellos.

Para mejorar nuestro servicio al cliente podríamos procurar brindar un trato más amable, una atención más personalizada, un servicio más rápido, etc.
Buscar una diferenciación
Una de las mejoras formas de superar a la competencia consiste en contar con una diferenciación; es decir, con algo único y novedoso que nos permita distinguirnos de los demás competidores, y que sea el motivo por el cual los consumidores nos elijan a nosotros antes que a ellos.
Nuestra diferenciación podría estar en la calidad de nuestros productos, en una característica única en nuestros productos, en brindar un excelente servicio al cliente, en la rapidez de nuestra atención, etc.
Aprovechar nuestras ventajas competitivas
Otra forma efectiva de superar a la competencia consiste en aprovechar nuestras ventajas competitivas; es decir, aquellas ventajas que poseemos y que nos permiten destacar o sobresalir ante los demás competidores.
Si, por ejemplo, una de nuestras ventajas competitivas radica en los canales de distribución que tenemos, podríamos aprovechar dicha ventaja para comercializar productos complementarios a los que ya ofrecemos, e incluso para comercializar productos de terceros.
Reducir nuestros precios
Una forma comúnmente utilizada para superar a la competencia consiste en reducir los precios por debajo de los precios de ésta; sin embargo, debemos tener cuidado al utilizar esta estratega ya que además de reducir nuestro margen de utilidades, la competencia también podría imitarla.
Solo deberíamos utilizar esta estrategia cuando al utilizarla no afectemos gravemente nuestras utilidades, y cuando la competencia no pueda imitarla fácilmente. Una variación a esta estrategia es la de aumentar nuestros precios por encima de los de la competencia, con el fin de crear una sensación de mayor calidad en nuestros productos que en los de ésta.
Dar algo más que la competencia
Al dar algo más que la competencia aumentamos la percepción del valor de lo que los consumidores tienen de nuestros productos con respecto a los de la competencia, logrando así que nos prefieran a nosotros antes que a ésta.
Dar algo más que la competencia podría implicar entregarles gratuitamente a los clientes el producto en su domicilio, darles a los clientes un producto adicional o un regalito cada vez que nos visiten, tener en nuestro local un ambiente especial para que los niños puedan jugar, etc.
Innovar constantemente
Innovar constantemente en nuevos productos, nos permite captar permanentemente el interés de los consumidores, incluyendo los clientes de la competencia, además de mantenernos en una posición de liderazgo.
Innovar contantemente podría implicar lanzar constantemente nuevos productos al mercado que no necesariamente tienen que ser productos totalmente nuevos, sino que a los que ya tenemos podríamos hacerle algunas modificaciones como, por ejemplo, agregarle nuevas características, dotarlo de nuevas funciones, o simplemente cambiarle la presentación o el empaque.
No preocuparse demasiado por la competencia
Finalmente, está bien analizar a la competencia y estar siempre pendientes de sus nuevos productos, estrategias y acciones, pero si queremos superarla, debemos evitar obsesionarnos o preocuparnos demasiado por ella.
Antes que obsesionarnos o preocuparnos demasiado por la competencia, y gastar así demasiada energía en estar pendientes de las cosas que hagan o en idear la forma de ganarles mercado, lo mejor que podemos hacer de cara a superarla es enfocar nuestra atención y nuestras energías en innovar, en ser creativos y en desarrollar o brindar los mejores productos o servicios posibles.


lunes, 13 de junio de 2016

Los ratios y otras formas de analizar los estados financieros

Ratio de rentabilidad

La rentabilidad económica relaciona el beneficio de explotación con el activo total de la compañía. Es independiente de la estructura financiera de la empresa. Sería la rentabilidad que interesa a los técnicos o ingenieros, porque relaciona unos activos (máquinas, inmovilizados, inversiones...) con el beneficio ligado a la explotación de dichos activos. Por tanto calcularemos la siguiente fórmula:
 
g

Otro tipo de rentabilidad es la rentabilidad financiera, que relaciona el beneficio del ejercicio con los fondos propios. Es la rentabilidad que más interesa a los propietarios de la empresa, porque relaciona el dinero que han invertido con el beneficio final que la empresa ha obtenido, después de pagar intereses, impuestos, gastos financieros, etc.


Solvencia


La solvencia es la capacidad financiera de la empresa para cumplir sus obligaciones a corto plazo con sus deudores. Una forma de medirla es mediante el estudio del Fondo de Maniobra, que es el activo circulante menos el pasivo circulante. Es decir, lo que tenemos en el activo más líquido (tesorería, existencias...) menos las deudas a corto plazo. 


h

También podemos calcularlo en forma de ratio. Es el ratio de solvencia estricta, que se obtiene al dividir el Activo Corriente entre el Pasivo Corriente. Si este ratio es mayor que 1 el Fondo de Maniobra es positivo. Al ser un ratio nos facilita la comparación con el sector. Por tanto calcularemos la siguiente fórmula:

g

f


Endeudamiento

Mediante el estudio del endeudamiento tratamos de valorar la capacidad de la empresa para cumplir sus obligaciones a largo plazo. En general se estudia con ratios financieros que relacionan las deudas que tiene la empresa con respecto al patrimonio neto o el activo.

g


Periodo de maduración y rotaciones

La rotación de inventarios indica la eficiencia de la empresa para manejar el nivel de inventarios. Una rotación baja puede indicar que los inventarios de la empresa son demasiado grandes, representando un uso ineficiente de los activos. Una rotación alta se consigue con productos que se venden rápidamente y que pasan poco tiempo en el almacén.


El Periodo Medio de Maduración (PMM) es el tiempo desde que invierte una unidad monetaria en la compra de factores hasta que es convertida en liquidez a través de su cobro por la venta del producto. El objetivo es que el ciclo sea lo más corto posible, reduciendo el tiempo que las existencias están en almacén, acortando el periodo de cobro a los proveedores.



Liquidez

La liquidez mide la capacidad que tiene la empresa para disponer de efectivo. El estudio de la liquidez trata de comprobar la capacidad de la empresa para hacer frente a pagos y deudas a corto plazo, vigilando el nivel de tesorería y el flujo de cobros y pagos. A veces una empresa solvente puede tener problemas de liquidez, por falta de capacidad de convertir en dinero líquido ese dinero que nos deben clientes o unas existencias que no acaban de venderse al ritmo que se esperaba o una mala planificación financiera o de gestión de la tesorería. El ratio de liquidez inmediata se obtiene dividiendo el efectivo -también llamado disponible o tesorería- entre el pasivo corriente. Tampoco conviene que sea alto porque puede significar mala gestión de los excedentes de la tesorería. Calcularemos la siguiente fórmula:

Productividad

Los recursos humanos engloban el equipo directivo, la plantilla y la forma en que se gestionan las relaciones entre ellos y dentro de ellos como políticas de remuneración o el ambiente laboral. Especialmente importantes son los indicadores de productividad.

f

Entre los indicadores de productividad destaca el coste medio por trabajador son los gastos de personal dividido por el número de trabajadores.Calcularemos la siguiente fórmula:
La productividad de los empleados se mide con la cifra de ventas dividida entre el número de empleados.